Artesanías NosvamosDeGranjas & Slow Cosmetique

Artesanías NosvamosDeGranjas & Slow Cosmetique

Volvemos  después de tantísimo tantísimo tiempo… con novedades y cargados de ilusión!

Comenzamos un nuevo proyecto y es que tras una larga temporada de cambios, hemos decidido dedicar nuestro pedacito de tierra a las plantas medicinales para  adentrarnos de lleno en el mundo de sus virtudes. Así, nace NosVamosdeGranjas Artesanías. Un espacio donde compartir recetas, trucos y secretos sobre el mundo  de las miles de propiedades de las plantas que tenemos a nuestro alcance. Una vuelta a las recetas de siempre, a ese saber ancestral que nos enseñaron nuestras abuelas y madres que se pierde entre los tiempos y que queremos revivir ahora con nuevas recetas para tiempos modernos.

logo_blog_2

En cuanto seque la tierra tras las grandes nevadas que nos ha dejado la última semana, nos pondremos mano a la obra. Reservaremos el invernadero para una pequeña huerta para autoconsumo y el exterior lo llenaremos de aromáticas. Cambiaremos los largos bancales de espinacas por arbustos de tomillo, romero y lavanda que, junto a los frutales, harán de barrera protegiendo del viento a las plantas más delicadas. Con ellas haremos aceites macerados, aguas y esencias que después usaremos para los jabones, bálsamos y ungüentos. Con esta nueva aventura pretendemos poner nuestro granito de arena a un movimiento que, poco a poco, se abre paso en este mundo loco en el que vivimos, siempre deprisa. El movimiento Slow cosmétique es una vuelta a una cosmética natural, con conciencia, que respeta el medio ambiente y nuestra piel. Pero vamos a empezar desde el principio:

¿Que es esto de la cosmética Slow?

Para entenderlo, es necesario echar la vista atrás para hacer referencia al Slow Food, un movimiento ya conocido por todos que nace en Italia a principios de 1990 y que, reuniendo desde agricultores a consumidores, aboga por una forma más sana y consciente de comer basada en productos naturales más saludables, a ser posible,  de origen local y de acuerdo con métodos de cocina tradicionales frente a los alimentos industriales. Así, de forma lenta pero constante, el movimiento Slow ha ido calando en nuestra conciencia haciendo posible hablar ya de una “slow attitude”. Y es que “vivir slow significa vivir más despacio” y de forma más armoniosa de acuerdo con la naturaleza y sus ciclos. Una actitud que ha llegado ahora también al mundo de los cosméticos con la Slow Cosmetique, un nuevo movimiento que surge en Bélgica de la mano de Julien Kaibeck por la preocupación del impacto ecológico y psicológico que la cosmética actual tiene para el planeta y nuestra salud.

La cosmética actual promete modificar nuestro aspecto con productos anti-aging que eliminan nuestras arrugas y nos devuelven la juventud basándose en hermosas fotos de musas adorables y sofisticados envases que nos hacen soñar. Pero es importante destacar que estos mismos productos que prometen el milagro, están realizados en su mayor parte de ingredientes sintéticos y petroquímicos de enormes consecuencias sobre nuestra salud y sobre el medio ambiente. Si a esto le añadimos la huella de carbono que genera su fabricación y sus envases plásticos así como la experimentación de los mismos en animales, la suma es tremenda.

La Slow Cosmetique defiende un retorno a lo esencial, utilizando materias primas y naturales, aceites vegetales y esencias. Mantecas, arcilla, azúcar o miel, porque muchas veces, los secretos de belleza más ancestrales se esconden en los armarios de la cocina. En  Nosvamosdegranjas Artesanías creemos en una sencilla regla: no te eches en la cara aquello que no te puedas comer. Si eres un poco rebelde, te encantará este nuevo movimiento que, cada vez, tiene más adeptos y que te invita a hacer una nueva revolución: La revolución en el cuarto de baño cambiando tus hábitos de belleza en función de las necesidades básicas de tu piel.

fotoblog

Desde Artesanías Nosvamosdegranjas también creemos que otra estética es posible porque una nueva forma de cuidarnos ha llegado y es ahora el momento de empezar a luchar por aquello en lo que creemos. A partir de ahora, dispondréis de una nueva categoría en nuestro blog, que pretende reunir conocimientos intentando acercaros a este nuevo mundo de la cosmética consciente, donde publicaremos recetas y trucos para conseguir que tu piel luzca más radiante que nunca.

 

*Kaibeck, Julien; Cosmética Slow Cosmétique. Recetas y consejos de belleza para una cosmética consciente y natural. Edaf, 2014.

¿Os vais de granjas?

¿Os vais de granjas?

Como hemos comentado recientemente, hace poco experimentamos una inyección de moral tremenda al conocer a Edu y Julia, unos chicos que pronto comenzarán su experiencia wwoofer. La verdad es que nos da una envidia tremenda y sentimos bastante nostalgia. Después de conocer a Edu una idea se instaló en nuestras tozudas cabezotas, ¿Porqué no compartir este espacio y que otras personas puedan contar su experiencia desde el blog? La temática del wwoofing a día de hoy se nos escapa un poco, puesto que somos nosotros los que de momento recibimos las visitas de amigos que nos echan un cable (¡y qué cable!). Así que nada, deciros que tenemos un correo al que nos podéis enviar textos o fotos si queréis compartir vuestras experiencias. Wwoofers, hosters, hortelanos y hortelanas, como seguramente ya sabréis, la fuerza está en la colaboración y no en la competición, como nos han enseñado.
Y sin más dilación…. aquí os presentamos la primera colaboración en nosvamosdegranjas, nos os creáis ni una palabra de lo que a continuación nos cuenta Ibane, nos quiere mucho y por eso exagera tanto. Esperamos que disfrutéis con el post tanto como nosotros. Muchísimas gracias Ibane, esperamos tenerte prontito de nuevo con nosotros.

Nuestro correo: nosvamosdegranjas@gmail.com

REWWOOFING EN YANGUAS

Han pasado sólo tres mesecillos desde la última vez que visitamos la granjita de Yanguas y lo cierto es que el paisaje se nos presenta completamente distinto. Los árboles ya no están desnudos, las amapolas brotan por cada rincón y un manto verde cubre montañas y prados. Pero, sin duda, lo que más nos sorprende es lo espléndida y abundante que está la huerta…

antesyahora

El invernadero que montamos allá por el mes de marzo ya está a rebosar, los solitarios ajetes tienen ahora la compañía de un sinfín de hortalizas ya listas para llevar a la mesa, las gallinas ya están más que asentadas en su corralito cinco estrellas y Jon Nieve y Khalesi van asumiendo su rol de guardianes de la huerta ¡Es increíble poder comprobar cómo la abundante primavera lo ha inundado todo con su opulencia! 

CESTAS

Está claro que la primavera, su sol y sus temperaturas ayudan pero lo que aún es más evidente es el trabajazo de Mai y Manolo. Su paciencia, su constancia y sus mimos son los creadores directos de esta plenitud que muestra la tierra que trabajan diariamente. Y, como ya sabemos, la tierra es de las que agradecen y es precisamente en esta temporada cuando pueden recogerse los frutos del trabajo comenzado durante el largo invierno. El resultado no podría ser más complaciente: Cestas rebosantes y completas y toda la huerta con ganas de expansión. Lechugas de distintas variedades, acelgas, borrajas, cebollas, ajetes, preciosas remolachas… Fresitas (de circuito corto, que al ser tan bonitas y rojas no llegan ni a las cestas, de la planta a la mano, de la mano a la boca), las judías y guisantes, las primeras capuchinas, las coles y coliflores emergiendo, las patatas de siembra tardía, los caprichosos y vulnerables tomates y pimientos que siguen resistiendo las inesperadas heladas de junio… ¡¡ Bendita abundancia la de esta huerta!! Y es que, con tanta variedad y un terreno tan grande, os podéis imaginar que en Yanguas no hay tiempo para aburrirse. Siempre hay algo por hacer y no hay un día igual a otro. Ya lo decían Mai y Manolo allá por el mes de enero… ¡El 2013 es para los valientes! Y ellos se lo han tomado al pie de la letra. Quieren experimentar, quieren conocer su tierra, quieren poner en práctica todo lo que han ido asimilando durante el último año (sí, sí, ha pasado ya más de un añito desde que decidieron recorrer el camino hacia sus sueños, el tiempo es de los que vuelan…) y, plantando cara a la incredulidad de los hortelanos locales, siguen encontrando huecos donde sembrar, continúan aprendiendo de la permacultura y de los remedios naturales para mantener su huerta a flote. Se mantienen fieles al calendario lunar, preparan sus extractos fermentados de ortigas y cola de caballo con acción insecticida y fungicida (que, por cierto, apestan… Es lo que tiene la fermentación), canturrean para hacer más liviana la tarea de quitar manualmente las malas hierbas, practican con las asociaciones de plantas y se asocian con la paja para proteger sus cultivos. Además, por si no fuera poco, consiguen sacar energías para la elaboración de artículos artesanales y productos de medicina natural. Durante el mes de julio se celebra la esperada feria de Yanguas y por ello, además del trabajo diario de huerta, Mai y Manolo se ponen a punto para tener su puestito en la feria del pueblo. Pintan camisetas, decoran macetas, hacen conservas con los excedentes de hortalizas, cremas de caléndula, bálsamos labiales naturales y preparan licores. 

922777_205279979623920_345732505_n

La verdad es que durante estos días que hemos pasado en Yanguas hemos hecho de todo: nuevos bancales profundos, plantar garbanzos, alubias, trasplantar las lechugas ya creciditas del invernadero, poner el espantapájaros, limpiar la huerta de cardos y hierbas no deseadas, acolchar con paja para proteger las plantas y el suelo, siembra de patatas directa, sin bancal y hemos probado la asociación precolombina que tanta ilusión me hacía. Esta asociación consiste en plantar el maíz y cuando tiene un palmo de altura se siembran a los pies de la milpa las alubias y también las calabazas. En Yanguas esta vez no hemos añadido las calabazas. Esta asociación de plantas tiene muy buenos resultados ya que las judías utilizarán el maíz como tutor y a cambio segregarán nitrógeno para el maíz. Además, no necesitarás cañas y se complementarán perfectamente. Si además se intercalan algunas calabazas, nos ayudarán a proteger el suelo del sol de verano.

currelando

Pero no os inquietéis. En Yanguas también hay tiempo para descansar, para relajarse y conocer los bonitos alrededores de la comarca. Ya en un post anterior Mai y Manolo os presentaban algunos lugares y proyectos por la zona. Otra recomendadísima opción para esos momentos de relax, cuando cae la tarde y hemos terminado de regar, es la visita a las pozas naturales de Arnedillo. No hay dolor de espalda, molestia muscular o malestar del alma que pueda resistirse a los minerales de estas aguas, a la belleza del paisaje y al bienestar que procura un buen bañito de agua  caliente-agua fría-agua caliente. Reconstituye cuerpo y mente. 

relax

#descubriendolacomarca

#descubriendolacomarca

Si, ya llevamos algo de tiempo sin escribir, pero es que a los días de verano aún les faltan horas y, a pesar de que hemos tenido la enorme suerte de contar con gran ayuda, nos faltan días para hacer todo lo que queremos hacer… La huerta está hermosa.  Cómo se nota el veranito y el calor. Los girasoles parece que asoman, vamos teniendo más variedad de verduras  y ya tenemos flores!!! De momento comemos lechugas cada día, acelgas, borraja, ajetes… y nuestras propias especias!!!! Los huevos cada día son más grandes y al invernadero ya le toca una segunda siembra…

Dentro de poco son fiestas de Yanguas y como todo buen pueblo que se precie tiene su feria… Y allá que nos vamos! Hemos decidido coger un puesto el domingo para vender nuestros propios productos, desde las verduras de la huerta hasta cremas y jabones naturales pasando por licores y macetas pintadas a mano con sus propias flores…¡nuestras verduras!

La verdad es que estamos animados y para celebrarlo, el fin de semana pasado decidimos disfrutarlo de otra manera. El viernes fuimos Encinart, un festival multidisciplinar en Enciso donde vimos un teatrillo que nos sorprendió (La última, se llamaba), por si rulan por ahí y os cuadra verlo. El domingo fuimos a Fuentelfresno, donde estaban celebrando el  Kedarte 2013, un festival de arte y tecnología que acoge a un montón de gente joven que reside en el medio rural y en el que presentan sus  proyecto y comparten experiencias. Hay conciertos y un buen rollo que nos encantó. No habíamos oído hablar de él pero su existencia llegó a nosotros un día por sorpresa cuando recibimos el mail de unos chicos. Una pareja que vive en Madrid (Edu y Julia) nos contactan porque han leído nuestro blog y tras contarnos una breve historia de su vida nos dicen que han decidido hacer lo mismo, que dejan sus curros y se también se van. Nos quedamos locos. Primero por la ilusión de recibir su mail y todas las cosas tan buenas que nos decían pero, sobre todo, por la alegría de encontrar  gente tan maja en el camino…Si decís que nuestras historias os han ayudado a sentiros comprendidos, a nosotros conoceros nos hace grandes :_D

fuentelfresno_blog_

El hermano de Edu vive en Fuentelfresno donde (tengo que decirlo) tienen hasta una escuelita libre, y este fin de semana no podíamos perder la oportunidad de conocernos. Fue un día muy divertido que nos animó y abrió un poco los ojos enseñándonos todas las cosas que quedan por hacer.

El fin de semana cultural lo cerramos con los míticos “Sanjuanes” de San Pedro y su “Paso del fuego”.  Impresiona ir #descubriendolacomarca.

1

Una de bancales profundos

Una de bancales profundos

A la hora de pensar en la planificación de nuestro huerto, teníamos las cosas bastante claras. Queríamos probar diferentes diseños y formas para poder observar desde la experiencia qué tipo de sistema se adaptaba mejormyrt a este tipo de suelo y clima. A continuación, vamos a explicaros una de las formas sobre la que vamos a experimentar. Los bancales profundos. Este tipo de bancal ha sido usado en épocas y regiones muy dispares a lo largo de los tiempos. También llamados bancales elevados, éstos se popularizaron lo Read more

Las heladas en el huerto y sus posibles soluciones.

Las heladas en el huerto y sus posibles soluciones.

Uno de los factores que nos limitan a la hora de sembrar y trasplantar al aire libre son esas dichosas heladas que llegan cuando menos te lo esperas. En zonas de alta montaña como Yanguas, con veranos cortos y largos inviernos, la obtención de hortalizas para el consumo fresco se limitan a unos pocos meses al año por lo que para alargar el periodo de cosechas, nos hemos visto obligados a  recurrir a estructuras de protección.

Imagen

El invernadero, ya sea de plástico o cristal resulta una excelente alternativa y, aunque las condiciones de vida dentro del invernadero resultan algo forzadas debido a que las plantas acumulan más cantidad de nitrógeno que las que crecen en el exterior, decidimos que en esta zona “poco favorecida” sería una inversión más que segura. Tras mirar varias opciones, nos decantamos por un invernadero de 3,5×10 m de pared recta con el fin de obtener un mayor aprovechamiento de los cultivos. A la hora de su construcción resulta necesario tener en cuenta que el efecto invernadero se ejerce por igual con el calor que con el frío pudiendo llegar a alcanzar temperaturas extremas   que arruinarían los esfuerzos realizados. Algunos campesinos que habitan regiones de alta montaña, en los países del Este, realizan hogueras que actúan como calefacción en el interior del invernadero con el fin de remediar este nefasto efecto. Esta práctica puede resultar algo extrema y no demasiado ecológica por lo que nos decantamos por una solución más a nuestro alcance. Una doble protección consistente en cubrir los túneles durante la noche con mantas térmicas o mantas viejas y en el caso del invernadero recurrir al acolchado de paja que ayudará a mantener la humedad del suelo. Los túneles son muy fáciles de realizar y resulta una protección vital que nos ayuda a adelantar cultivos sensibles al frio como tomates, berenjenas, pimientos, calabacines o melones. En nuestro caso, hemos recurrido a él precisamente para alargar la cosecha de los tomates pera que utilizaremos para hacer conservas durante el invierno.

Imagen

Las garrafas de plástico transparente de 5 u 8 litros y a las que previamente se les cortará la base, resultan un sencillo y efectivo método de protección tanto para el frio y las heladas como para evitar que los animalillos se coman los pequeños brotes. Si además, utilizamos algún sistema de anclaje sencillo, evitaremos que el viento inesperado se las lleve.

Imagen

Viendo el vaso medio lleno, el hielo también puede ser nuestro amigo recurriendo a el cuando tengamos alguna parcela apelmazada o endurecida debido a la falta de riego o a las intensas lluvias ya que en climas fríos facilita la labor de mullir la tierra. Para ello será necesario una acción obligada para todo campesino: la previsión. Cada año, antes de las primeras heladas, cavaremos la tierra procurando formar pequeños terrones que albergarán el agua que se congelará y que al dilatarse con el buen tiempo nos ayudará a retomar la labor de alisar la tierra preparándola para los nuevos cultivos. Además, en estas zonas de alta montaña son menos frecuentes los cultivos intensivos y las pequeñas zonas cultivadas gozan de una excelente salud alejada de monoplagas y parásitos.

Minientrada

Se venden huevos de corral

Imagen

Según muchos horticultores, una explotación sin animales siempre tenderá al desequilibrio y aunque a veces nosotros seamos un poco burros, por desgracia, no contamos como animal. Dadas las reducidas dimensiones de nuestra  huerta, nos decantamos por unas lindas y ruidosas gallinitas rubias. Nos hubiese gustado meter también unos patos, pero la escasez de agua en Yanguas nos hizo abandonar esa idea ya que hubiera sido una crueldad.  Así que nos pusimos manos a la obra. Delimitamos un pequeño espacio para que pudieran campar a sus anchas y correr en libertad. Usando palés viejos, troncos y algún que otro tabloncillo de encofrar conseguimos una casita de siete metros cuadrados para nuestras doce gallinas. Las normativas de cría dicen que se pueden tener hasta seis por metro cuadrado, pero sinceramente, creemos que les podría resultar un poco agobiante. Con la ayuda de Pascual, que es un artista, y varios amigos que han ido pasando, hemos hecho una linda casita que a más de uno le encantaría para vivir. En ella pasan las noches a resguardo de la garduña, el zorro y la jineta, sus peligrosos depredadores y  durante el día campan a sus anchas por la parcelita. Estercolan y remueven la tierra, y se alimentan de las hierbas que les hacen dar unos, de momento pequeños, pero deliciosos huevos.Imagen Además, aprovechan los restos tanto de cosechas como de la cocina. No llevan aún un mes con nosotros y la mitad ya ponen huevos a pesar de su juventud y hay algunas tan intrépidas que incluso se atreven a saltar la valla para acechar a nuestras cebollas que empiezan a asomar. Esperamos que pronto saquen una docenita diaria para poder pagarse su propio pienso. Además, tenemos en mente acotar pequeños rinconcitos dentro de su propio espacio para cultivar varias especies forrajeras y maíz que les servirán de alimento tras el verano. De momento no tenemos demasiada experiencia pero si estáis pensando en haceros con unas simpáticas gallinas, estamos a vuestra disposición para intentar resolver cualquier duda y si alguno de vosotros sabe dónde podemos conseguir gallinas enanas incubadoras y nos lo hace saber, estaríamos eternamente agradecidos!!!  Imagen

Que vivan los refuerzos

Que vivan los refuerzos

Muy buenas camaradas!!!

Colgamos este post escrito hace varias semanas, no nos dimos cuenta de que no lo habíamos subido, pero creemos que después de la pampla que os disteis os merecíais esta pequeña muestra de gratitud.

Imagen¿Cómo van esas agujetas y esos tirones? Nosotros aquí seguimos viento popa en toda vela. Fue marcharos vosotros y llegar más refuerzos, así que estos días han sido un non stop absoluto. Ya casi casi hemos terminado de podar los frutales y recoger las dichosas ramitas, las cuales hemos aprovechado para cortar y apilar dejando secar para más adelante. Las semillitas y los ajos empiezan a asomar, además, hemos plantado unos bancales con las plantas de cebollas y fresas que ya estaban hermosas. La idea inicial es conseguir la mayor variedad posible de bancales y sus futuras rotaciones, practicando con todas las formas posibles observando cuál es la que mejor se adapta a este gélido clima. Probaremos así con surcos, bancales profundos y con bancales de parades en crestall al estilo de Gaspar Caballero con su respectivo goteo. Además, hemos reservado algunos carriles apartados para las medicinales con las que, si todo sale bien, haremos aceites esenciales, ungüentos y aguardientes.

ImagenEl invernadero ya tiene sus plásticos que con una pasadita de mula ya estará listo para empezar a plantar. La zona del gallinero parece otra. Algo más despejada de ciruelos y tocones y con GALLINAS!!!!! Unas gallinas muy intrépidas que con solo un par de semanas aquí, ya se atreven a poner hasta media docena de huevos al día. Ya está aquí la primavera y el trabajo se nos acumula. A parte de las infinitas labores del huerto, retomamos estos días nuestras camisetas que últimamente teníamos algo olvidadas por falta de tiempo. Además, probaremos también a pintar a mano lámparas de noche que intentaremos vender en el espacio que hemos reservado en la planta baja de casa como tienda de artesanía y productos de la zona. Sin todos vosotros, esto no podría haber sido posible y es por ello que prometemos echar los restos para que este sueño se haga realidad.

Imagen